Su estructura se fundamenta en las enseñanzas de Jesús de Nazaret o Jesucristo, considerado según reza en las escrituras del Antiguo Testamento, el Mesías, Salvador e Hijo de Dios Padre. Es una de las tres (3) religiones monoteístas vigentes en la actualidad, que reúne una cantidad importante de adeptos; aproximadamente dos billones de personas (dato estadístico del año 2015), cifra que hoy día puede mantenerse o ser superada.

Por la difusión desde tiempos remotos de sus preceptos, se mantiene en un lugar privilegiado en relación a “preferencia”, aunque es de todos conocidos, el advenimiento de diferentes manifestaciones religiosas que de una u otra manera ha mermado en número, seguidores o feligreses.

La Biblia es el libro sagrado del cristianismo, está compuesto por el Antiguo Testamento, el cual recoge los libros de tradición judía y el Nuevo Testamento, que describe la vida y enseñanzas de Jesús, las vivencias de los apóstoles y las cartas pastorales.

Las escrituras expresadas en el Nuevo Testamento se atribuyen de manera prácticamente exclusiva, a la religión cristiana.

El cristianismo inicia su estructuración y oficialización en consecuencia, a partir de la muerte y resurrección de Jesús, cuando los apóstoles recibidas las enseñanzas, deciden evangelizar en forma organizada.

Las tres (3) corrientes principales del cristianismo son: el catolicismo, la ortodoxia y el protestantismo. Los cristianos creen en un solo Dios dividido en tres (3) personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, traducidas en la Santísima Trinidad. Jesús (hijo), nace de la Virgen María, su misión en la tierra es la reconciliación entre Dios y el Hombre. Los apóstoles en vida son sus seguidores. Se dice que con su muerte en la cruz acabó con el pecado original heredado de Adán y el resto de los pecados.

El cristianismo basa la fe en la vida eterna y la resurrección de los muertos. Cree en el juicio final. Los rituales se llaman sacramentos y varían según su denominación.

Foto: Pixabay