SUSURROS DE AETHER.

“El Suicidio, una óptica espirita”

Desde el punto de vista espirita, el enfoque que se hace del suicidio dista mucho de las consideraciones de la ciencia ortodoxa. Particularmente yo, juzgo de interés para los respetables amigos lectores, profanos en la asignatura doctrinaria, compartir pequeñas nociones al respecto. La literatura es extensa y está al alcance de cualquier interesado. Me basta solo con citar,”La Justicia Divina Según El Espiritismo”, de Allan Kardec, donde encontramos todo un capitulo, en donde los espíritus desencarnados, de esos seres, quienes cometieron un suicidio, nos informan, a través de las distintas reuniones de trabajo, de su situación –perenne agonía y sufrimiento – desde el más allá. Quiero compartir dos planteamientos del Espíritu San Luis, noble e ilustre colaborador en las tantas investigaciones que desarrollo el ilustre lionés. ¿Porque un hombre que tiene la firme intención de suicidarse se rebela ante la sola idea de ser muerto por otro? Responde San Luis…porque el hombre siempre tiene miedo de la muerte y cuando logra suicidarse es por encontrarse sobre-excitado, tiene la cabeza trastornada, y lleva a cabo ese acto sin coraje ni temor. Y – por así decirlo – sin tener conocimiento de lo que hace, mientras que si tuviese ese discernimiento, no veríais tantos suicidios. El instinto del hombre lo lleva a defender su vida, durante el tiempo que transcurre entre el instante en que un semejante se aproxima para matarle y el momento en que el acto es cometido. Hay siempre un movimiento de repulsión instintiva de la muerte que lo lleva a rechazar ese fantasma. El hombre que se suicida no experimenta ese sentimiento, porque está rodeado de espíritus que lo instigan, que lo asisten en sus deseos y que le hacen perder completamente el recuerdo de que no es el mismo. Se le realiza un segundo planteamiento al ilustre colaborador,..Aquel que esta hastiado de la vida pero que no desea quitársela y quiere que su muerte sirva para algo, ¿es culpable de buscarle en el campo de batalla, defendiendo a su país?.La respuesta: Siempre. El hombre debe seguir el instinto que le es dado, cualquiera sea el curso que siga, cualquiera sea la vida que lleve, esta siempre asistido por espíritus que lo conducen y lo dirigen, sin él saberlo; ahora bien, buscar ir en contra de sus consejos es un crimen, puesto que están ahí para dirigirnos, y cuando queremos obrar por nosotros mismos, esos nobles espíritus están allí para ayudarnos. Pero sin embargo, si el hombre – arrastrado por su propio espíritu – quiere dejar esta vida, es abandonado, y reconoce su falta más tarde, cuando se encontrara obligado a recomenzar otra existencia y muy quizás con un vehículo físico mucho más comprometido en correspondencia con la Ley de Acción y Reacción…..AETHER.

Fuente: Allan Kardec. La Revista Espirita. Año 1858.Periodico de Estudios Psicológicos Noviembre 1858.Paginas 302-303

Dr. José Herrera (Autor del libro”Lüz y Sombras de las Almas”  www.jrhv.000webhostapp.com)

Foto: Pixabay