El Símbolo milenario Antahkarana dentro del esquema de protección y transmutación energética, es uno de los más antiguos, en materia de sanación y meditación. Su presencia o manifestación crea una estela positiva sobre el aura, espacios diversos y los chakras, en procura del equilibrio de energías. Tiene conciencia propia y la influencia que posee en cuanto a sanación, depende de las necesidades de las personas que lo usa, por estar regente el Yo Superior, quien se encarga de direccionar el beneficio en este sentido. No se requiere en absoluto de invocación o ritual alguna, para utilizar el mismo.

El Antahkarana se constituye en el tránsito conector entre el Yo Superior y lo Físico, permitiendo el crecimiento espiritual. La conexión per se, se activa en el instante en que se presenta dicho Símbolo. Tiene una connotación multidimensional, ya que está conformado por tres (3) siete, plasmados en una superficie plana; los siete representan los chakras, los tonos   ritmicos de la escala musical y los colores. El símbolo en sí posee dos variaciones; el masculino y el femenino; polos vitales, opuestos, pero relacionados, por razones diversas; es una dualidad necesaria, como el negro y el blanco, por ejemplo.

Igualmente, este símbolo tiene trazos perfectos vinculados a la “Geometría Sagrada”. Desde el punto de vista de sus usos, potencia la transmutación energética, a través de las tonalidades derivadas del color morado, como el lila, púrpura, violeta, entre otros, no obstante, pueden ser utilizados otros colores, dependiendo del tipo de propósito que se pretende lograr. Cuando se pone debajo de la cama, ayuda al individuo a conciliar el sueño. Al haber problemas de insomnio, inclusive tiene efectos activadores para captar los mensajes, tras su manifestación mediante los sueños. También puede ser colocado detrás de la puerta de entrada de la casa u otro espacio, como objeto de protección.

Por otra parte, el Antahkarana tiene el poder de neutralización de la energía negativa que se haya acumulado en objetos como; piedras, joyas, collares, cuarzos, pulseras, anillos, otros; únicamente se sitúan encima del Símbolo y se iniciará el proceso de limpieza. Puede, asimismo, insertarse en cualquier espacio, donde esté presente un flujo permanente de personas, en el cual se concentre mucha energía en desbalance (oficinas, salas, habitaciones, por ejemplo).

En la técnica Reiki, es favorable el uso del símbolo, porque activa significativamente el cambio en el flujo energético de los chakras y el aura, el mismo se mueve desde dos (2) o tres (3) dimensiones visibles, en forma ascendente, siguiendo hacia el Yo Superior, es imperceptible para el ojo humano. Se recomienda su aplicación en sitios donde se realicen terapias de sanación, desprendiendo las energías en desbalance, lo que a fin de cuentas provoca desequilibrios con efectos desfavorables.

Con respecto a la meditación, el Símbolo crea de manera automática, lo que en el lenguaje taoísta se denomina, “La Gran Órbita Microcósmica” a través de la cual las energías físicas que generalmente entran por el chakra corona. Con el Antehkarana lo hace por los pies, subiendo por el área posterior del cuerpo, hasta el lado superior de la cabeza, bajando por la frente y regresando a los miembros inferiores, realizando un círculo lumínico, cimentando al individuo, a la tierra, creando un flujo continuo de energía, mediante los chakras.

Igualmente, en el proceso de meditación, este Símbolo cuando se le mira de forma constante justo en el centro, provoca un cambio positivo, emanando un gran campo energético. Son muchas las opciones que se utilizan. Cuando el Artahkarana es grande y la persona se sienta sobre este, en postura de meditación (flor de loto), produce un efecto benéfico que redunda en un ascenso meditacional más elevado. Asimismo, al ubicarse frente la mirada de un individuo, si se concentra y observa el centro de este, sin despegar la atención, puede llevarla a estados muy profundos de éxtasis energético.

Otro uso alternativo del Antahkarana, durante la meditación, es colocarlo en el piso, sentándose la persona en una silla, y poner sus pies encima del mismo, igual atraerá beneficios formidables. Se sugiere hacer uso de la dualidad (Masculino & Femenino), a fin de trabajar las energías que se desprenden de esta. Es posible dentro de las molestias que pueden presentarse, cuando se utiliza por vez primera, lo más probable sea intenso su impacto, dependiendo de cada individuo y las vivencias que experimenten.

En base a lo expuesto, las personas pueden   presentar sensaciones desagradables, como: dolores, adormecimientos, cosquilleos, otros, es una circunstancia normal, en virtud de que el Símbolo está realizando el desbloqueo energético. Sí sucede, se sugiere no quitarlo de su ubicación (símbolo), y tolerar al máximo dichas consecuencias. En el caso de no aguantar la sintomatología, es bueno guardarlo, descansar por espacio de dos días y volver a intentarlo.

El Símbolo Antahkarana simula como un elemento auxiliar para solucionar problemas diversos, es decir, a través de él, se inicia un proceso de liberación energética para frenar o erradicar paulatinamente, desbalances, por ejemplo, pueden darse casos donde se genera mayor inquietud, que una situación determinada empeora. En el caso particular del fenómeno de insomnio, puede hasta provocar dolores de cabeza, pero no hay que desesperarse, es posible que estas expresiones puedan prolongarse, igual está surtiendo su efecto, aunque se originen complicaciones, pero el proceso de curación se da, a pesar de los picos críticos.

Por otra parte, ayuda a despojar aquello que energéticamente no sirve, que puede verse como desecho. No debe usarse bajo ningún concepto, con fines negativos, ya que su fundamento es elevar la conciencia universal.

Entre los múltiples beneficios del Símbolo Antahkarana se encuentran: eliminación del miedo, integración y asimilación del conocimiento y perspicacia, mediante la expresión de comprensión del Ser Superior y de la Mente Universal; puede reconocerse la belleza de todas las cosas; ayuda a equilibrar energías, para obtener claridad, sabiduría y amor; asimismo, permite identificar bloqueos y obstáculos en los diferentes caminos de tránsito de los individuos, descubriendo el cómo superarlos,  internalizar e indicar que cada uno es responsable de lo que sucede, actuando en consecuencia, con sabiduría, es decir, cada quien  debe ser dueño de su vida, destino y realidad; ayuda igualmente, en la autorrealización y autoconciencia, para tomar acciones y alcanzar propósitos; elimina procesos basados en miedo de la memoria del alma; ayuda a la humanidad para progresar, lograr la iluminación.

Es impresionante la cantidad de bondades que ofrece la utilización del Símbolo Antahkarana en la salud, purificación, en los chakras, para conectarse con la tierra, el aura y mucho más.

Foto: Pinterest