Un ser de luz puede catalogarse como un ente sublime, encarnado o no, que irradia luz y emana un mágico color blanco, por la capacidad vibratoria producto de la alta frecuencia que genera. Se caracteriza por su poder orientador, a través del amor como camino de vida. Dentro de su conformación pueden hallarse los Ángeles, Maestros y Guías.

Un ángel es un mensajero en el espectro inmaterial o espiritual; presente en distintas religiones.

Son considerados seres protectores de los humanos; de gran pureza y son fieles servidores de Dios. Procuran la conexión armónica en distintos planos de existencia espiritual o terrenal. Tradicionalmente son representados con alas; que no son más que expresiones energéticas en su espalda, permitiendo su movilidad entre planos, por ello, se perciben como espíritus de luz.

No es común que se vean en el plano terrenal, pero a solicitud, pueden enviar su energía, ahora bien, ¿cómo es recibida por los humanos? es cuestión de percepción entre lo emocional y el experimentar el lenguaje del amor universal que se conoce.

Los maestros son seres que han tenido una o más encarnaciones como humanos, trascendiendo entre planos según lo aprendido en cada experiencia encarnada.

Optaron por quedarse en el plano terrenal sin encarnar, aun teniendo facultades para seguir trascendiendo, para ayudar a las personas a canalizar sus acciones, pensamientos e ideales espirituales. Su presencia obedece a decisiones jerárquicas superiores, contrario a los fantasmas, que se encuentran en este plano sin autorización.

Cada humano tiene dos (2) guías que lo acompañan con frecuencia vibratoria distinta, uno de ellos se mantiene siempre al lado de la persona, lo que se conoce en el ámbito cristiano como Ángel de la Guarda, en cambio el otro se ausenta para cumplir ciertas misiones y regresa. No tienen definición corpórea, sin embargo, desde el punto de vista cultural, pueden verse con alas, aureolas.

Los guías se constituyen en fuentes de amor y protección permanente para los humanos y a solicitud explícita puede ser percibida. Respetan el libre albedrío, orientan los aprendizajes, aconsejan, orientan los aprendizajes, canalizan energías, sugieren el camino de la vida, no obstante, las decisiones parten de cada individuo por voluntad propia, pueden verse como entes de gran ayuda orientadora.

Foto: Pixabay